Susana Rodríguez, autora de ‘Deudas del frío’ (Ed. DeBolsillo): “Dejarte llevar por los personajes es una de las facetas más gratificantes de la escritura”

La periodista y escritora Susana Rodríguez Lezaun (Pamplona, 1967) acaba de publicar Deudas del frío (Ed. DeBolsillo). Se trata de su segunda novela, que se desarrolla en Pamplona y que comienza con la muerte violenta del presidente del Banco Hispano-Francés, Jorge Viamonte. A partir de ese momento, la trama consigue atrapar al lector. Con hechos. Con descripciones. Línea a línea. De principio a fin.

La novela arranca y gira en torno a un hombre poderoso del mundo financiero, Jorge Viamonte, que recibe un disparo mortal. Un asesinato y una investigación.

Así de sencillo, sí. Un hombre poderoso, presidente de un banco, que acude a una cita con su hermano, un encuentro que no llega a producirse y del que Jorge Viamonte no regresará. A partir de ahí se desarrolla una intrincada trama con ramificaciones en los vericuetos de la corrupción, la ambición y a desesperación de los que lo han perdido todo.

¿Qué contrapunto ha querido reflejar de la mano de Lucas, el hermano mendigo del banquero?

Son dos personas que han nacido y crecido en el seno de la misma familia, en este caso en un entorno privilegiado, y que han contado con todas las facilidades que el dinero puede aportar. Sin embargo, uno de ellos, Lucas, ha terminado convertido en un indigente, un alcohólico enfermo, un paria de la sociedad. Nadie cuenta de antemano con una garantía de éxito o de fracaso, independientemente de cuál sea su origen. Pienso que sólo nuestras propias decisiones son las que nos llevan por la vida. Los pasos que cada uno ha dado son los que les han colocado donde están.

El desarrollo de los hechos complica la labor policial, con un afluente en este río de intensidad literaria en forma de chantaje y otro cadáver.

Al principio todo parece claro, da la sensación de que los investigadores sólo tienen una línea de actuación, pero poco a poco se descubre que muchas veces las apariencias engañan. Me gusta ofrecerle al lector diferentes puntos de vista, varias opciones. No se trata de jugar al despiste, yo no hago trampas en el relato; se trata más bien de avanzar paso a paso y seguir las huellas del asesino, que intentará por todos los medios conseguir su objetivo, sea cual sea y a cualquier precio.

El inspector Vázquez y su amada, Irene Ochoa, vertebran Deudas del frío. ¿Quiénes son?

David Vázquez, como bien ha dicho, es inspector del Cuerpo Nacional de Policía. Es un hombre serio y concienzudo en su trabajo que ha sabido rodearse de una serie de colaboradores que se complementan entre sí. De mente clara y gran tenacidad, es capaz sin embargo de ponerse en la piel de los perdedores y defender a las víctimas. En el primer libro de la serie, Sin retorno, conoció a Irene Ochoa, una mujer de la que se enamoró y con la que espera formar una familia algún día. Sólo hay un problema: Irene es una asesina.

En Sin retorno vimos a Irene Ochoa provocar un incendio en el que murió su marido, un hombre que la maltrataba y que había jurado matarla. Aunque al principio parece dispuesta a aceptar su destino, pronto se da cuenta de que la vida le está ofreciendo otra oportunidad, sobre todo cuando conoce a David Vázquez, que será el encargado de investigar la muerte de su marido. Defender esa recién descubierta felicidad la llevará por una senda de violencia de la que le será muy difícil salir.

El texto, ambientado en la Pamplona actual, muestra una importante carga social: ERE, casas ocupadas, comedores sociales, una prostituta… Y frío, mucho frío. ¿La vida misma?

Lamentablemente, sí, como la vida misma. La crisis, esa de la que dicen que estamos saliendo, ha llevado a personas normales, que hasta ahora tenían su trabajo, su casa, su familia… a situaciones límite que incluyen el tener que salir de su hogar y el recurrir a las ayudas públicas y a las entidades benéficas. Es algo que da mucho miedo. De nuevo, esa inseguridad en el futuro, ese suelo que se mueve y del que te puedes caer en cualquier momento.

¿Qué hay de realidad y de ficción en Deudas del frío?

Todo es ficción… con algunas salpicaduras de realidad. Por ejemplo, muchos de los lugares que aparecen en la novela existen, empezando por la caseta junto a las vías en la que aparece el cadáver, el burdel (con otro nombre, claro), calles, parques e incluso edificios. Existen las desigualdades sociales, son reales los comedores de beneficencia y quienes allí acuden porque no tienen nada más, existen los pisos ocupados por personas desesperadas, las mujeres que se echan a la calle para intentar mantener a su familia, y también existen las buenas personas que ayudan a los demás sin pedir nada a cambio.

Son reales los bancos y su afán por ganar dinero, sus pocos escrúpulos a la hora de conseguirlo y sus “chanchullos” más o menos ocultos. A nadie sorprende que se hable de sobornos a políticos y empresarios, o que se mencionen operaciones encubiertas para intentar controlar empresas y gobiernos.

Existen los movimientos sociales que han intentado poner freno a tanto desmán, con escaso éxito hasta el momento, y los foros en internet que se han convertido en el último lugar en el que los ciudadanos pueden ejercer su derecho a la pataleta.

Bueno, pues parece que al final todo es real en Deudas del frío… Salvo los asesinatos, claro.

Las descripciones resultan gráficas, precisas, como la del lugar de los hechos donde cae Jorge Viamonte, la del Café Iruña y muchas otras. ¿Es esta una novela cinematográfica?

Yo la veo como una película en mi cabeza, reproduzco las escenas una y otra vez hasta que los personajes actúan como yo quiero. Sólo entonces comienzo a escribir, y no doy por bueno un pasaje hasta que lo que leo reproduce en mi cabeza lo que he imaginado antes. Mi afán al escribir es crear esas mismas imágenes en la mente de los lectores, por eso hago hincapié en determinados detalles, para que “vean” cómo y dónde suceden los hechos.

Sin ánimo de desvelar el final, ¿tenía claro cerrar así el texto o la evolución de la trama le llevó a ese punto final?

Sí, en esta ocasión tenía el final claro desde el principio, aunque tengo que reconocer que no es algo que me ocurra siempre. Lo que sí es cierto es que la trama sí ha sufrido modificaciones según iba escribiendo, porque determinados personajes o la propia historia tomaba un camino inesperado, o me ofrecía unas posibilidades con las que no contaba y decidía seguir esa senda y no la que tenía previamente marcada. Es emocionante, me convierto es una especie de exploradora. Es una de las facetas más gratificantes de la escritura, dejarte llevar por los personajes y estar abierta a conocer lo que tienen que contarte.

¿Qué ha escrito Susana Rodríguez? ¿Una novela negra, un thriller?

El debate sobre la definición de este tipo de novelas es amplio y encendido. Creo que está a medio camino entre la novela negra (por estar pegada a la realidad), al thriller (por la acción), a la novela policiaca (por la investigación de los crímenes)… Es complicado encajarla en una sola definición.

Su primera novela, Sin retorno (Ed.DeBolsillo) se ha prestado a más de un millar de usuarios de la red de bibliotecas de Navarra y cuenta con cientos de lectores. ¿Qué espera de este recién nacido?

Estaría feliz si tuviera la misma acogida que Sin retorno, pero si soy sincera debo reconocer que espero más. Una primera novela siempre es difícil de promocionar, es complicado llegar a los lectores en medio del huracán de publicaciones que se presentan cada semana. Pero ahora que he dado el primer paso, me gustaría seguir avanzando y llegar a todavía más lectores. Creo que es una novela con potencial para gustar a un buen número de personas, más incluso que la primera, y prueba de ello es la apuesta que han hecho por Deudas del frío desde la editorial. Al final, el lector es quien tiene la última palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s